Natura y Ecosistemas Mexicanos A.C

960914_10152521375533306_874214838_n

NATURA MEXICANA está integrada por un grupo de profesionistas conscientes de los problemas ambientales de México, formados en diferentes disciplinas, dedicados a la conservación de la biodiversidad; al uso, manejo y restauración de sus recursos naturales; a la investigación de los ecosistemas naturales, su flora y fauna; a la legislación ambiental y a la factibilidad financiera de proyectos productivos.

Su actividad profesional se ha desarrollado desde las organizaciones civiles, las instituciones académicas, las entidades gubernamentales y las empresas privadas. Algunos de ellos han trabajado en la región por más de 30 años, el resto es un grupo de jóvenes universitarios interesados en la conservación y el manejo de los recursos naturales.

Nuestros objetivos son:

+ Conservar los ecosistemas naturales y su flora y fauna.

+ Monitorear y mantener sanas las poblaciones de especies prioritarias.

+ Restaurar ecosistemas naturales.

+ Contribuir al desarrollo sustentable.

+ Contribuir a mitigar el cambio climático.

http://naturamexicana.org.mx

¿Quiénes somos?

Natura y Ecosistemas Mexicanos A.C., mejor conocida como Natura Mexicana, es una asociación civil sin fines de lucro que trabaja en la región de la Selva Lacandona desde 2005.

Estación Chajul, Selva Lacandona

Estación Chajul, Selva Lacandona

Algunos de sus miembros han trabajado en esta zona por 35 años. El objetivo de Natura Mexicana es contribuir a la conservación de las selvas de esta región, profundamente amenazadas de desaparecer.

Para lograr este objetivo se contribuye a la consolidación de las áreas naturales protegidas decretadas en la región, entre las que destaca, por su extensión, la Reserva de la Biosfera Montes Azules. Además se fomentan procesos encaminados al desarrollo sustentable en las comunidades que viven legalmente establecidas en las reservas y en los alrededores.

La asociación desarrolla un proyecto de conservación, manejo y restauración de los ecosistemas naturales en la Selva Lacandona.

Este proyecto se ejecuta en una de las regiones más importantes de México por mantener aún el macizo más grande de selva tropical húmeda que existe en nuestro país, y por los servicios ambientales que genera para la población local, la planicie tabasqueña, el Golfo de México y en general, para una porción importante de la población nacional.

Natura Mexicana opera dos estaciones de campo: Chajul, Tzendales. Éstas facilitan la presencia permanente de personal técnico para realizar las acciones de vigilancia, protección y operación de proyectos. Son espacios que propician la vinculación de los actores relacionados con el estudio y conservación de los ecosistemas. Además, son fuentes de empleo permanente para la población local y espacio para la capacitación y educación ambiental.

Uno de los propósitos de Natura Mexicana es conocer el estado de conservación de los ecosistemas terrestres dentro de las áreas naturales protegidas. Para ello, realiza uno de los monitoreos de fauna más espectaculares en el mundo. Se lleva a cabo periódicamente en la zona sur de la Reserva de la Biosfera Montes Azules y se estudian los cinco grupos de vertebrados:
mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces.

Se ha registrado la actividad de diferentes especies de mamíferos las 24 horas del día durante 4 años consecutivos utilizando cámaras trampa. Con esta información se ha logrado un mejor entendimiento de la ecología de poblaciones y el comportamiento de especies que juegan un papel fundamental en el ecosistema. El análisis de esta información es asesorada por el Instituto de Biología de la UNAM.

jaguar capturado por cámara trampa

jaguar capturado por cámara trampa

 

También se ha implementado por 11 años un programa de recuperación de la guacamaya roja en la cuenca del río Lacantún, último refugio en nuestro país de esta ave emblemática.

 

Programa de recuperación de la guacamaya roja

Programa de recuperación de la guacamaya roja

 

Se realiza investigación sobre el estado de la población de guacamayas en el Lacantún y sus afluentes; se protege su hábitat y los árboles de anidamiento; se rescatan pollos en nidos amenazados; se llevan a cabo actividades de difusión y educación ambiental; y se fortalece la vigilancia. Anualmente se protegen entre 10 y 14 nidos, lo cual garantiza la incorporación de un promedio de 14 pollos volatines a la naturaleza sin ningún tipo de manipulación. A la fecha, el éxito de crianza de los pollos rescatados, su rehabilitación y posterior liberación es de 100% y se han podido reintegrar un promedio de cuatro individuos al año. La línea de investigación ha proporcionado los primeros estimadores poblacionales de los últimos 20 años. Actualmente este programa es asesorado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) y apoyado por la Conanp.

Para conocer la riqueza y abundancia de anfibios y reptiles presentes en la zona se ha actualizado el listado de especies y se cuenta con cinco nuevos registros de anfibios y un reptil. Además, se monitorean charcas de reproducción en la época de lluvias.

Asimismo se trabaja, junto con la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco en el monitoreo de los arroyos y ríos, el inventario de peces y moluscos, la salud de sus poblaciones, la problemática de especies invasoras y exóticas, la calidad del agua y la restauración de las riberas. Numerosas publicaciones científicas han resultado de estas investigaciones y se cuenta con el registro de 61 especies de peces y dos aún no determinadas.

Los resultados obtenidos son contribuciones nuevas para la ciencia y son indicadores de la alta diversidad de especies y del buen estado de conservación de la selva de la Reserva de la Biosfera Montes Azules (RBMA).

Remanentes de selva en la cuenca del Usumacinta

Remanentes de selva en la cuenca del Usumacinta

Las áreas adyacentes a la RBMA, como el municipio Marqués de Comillas, aunque han sufrido un severo proceso de fragmentación por las actividades agropecuarias, aún quedan remanentes de selva. Éstos también resguardan biodiversidad, proporcionan servicios ambientales, representan el enlace de conectividad entre México y Guatemala pero no se encuentran bajo un régimen de protección.

 

Por ello es necesario desarrollar estrategias que permitan conservar estas áreas, brindando alternativas adecuadas a los campesinos que son los propietarios de la tierra. El Pago por Servicios Ambientales es un instrumento creado con la finalidad de frenar la tasa de deforestación y darle un valor económico a los servicios que brindan los ecosistemas naturales, como captación de agua, captura de carbono, mantenimiento de los procesos ecológicos y evolutivos, regulación del clima, entre otros.

Estos servicios benefician a la población de todo el país en forma de disponibilidad de agua y de materias primas, calidad del aire, enriquecimiento de las pesquerías, etc. Sin embargo, son los dueños de estas áreas los que absorben el costo de la producción de dichos servicios, ya que para los pobladores locales, el mantenimiento de la vegetación nativa implica sacrificar terrenos que podrían ser utilizados para desempeñar actividades productivas agropecuarias. Es bajo esta lógica que la federación, a través de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), le otorga un pago a los dueños de dichos recursos comprometiéndolos a conservar y proteger el ecosistema, garantizando así el mantenimiento de estos servicios.

A partir del año 2007, Natura y Ecosistemas Mexicanos ha fungido como asesor técnico en el Programa de Pago por Servicios Ambientales (PSA) para varios ejidos del Marqués de Comillas. La ubicación de este municipio es de gran importancia, ya que se encuentra entre el bloque de selva formado por las reservas de Montes Azules y Lacantún y el Petén en Guatemala, de tal manera que su conservación es esencial para mantener la conectividad entre estas selvas y sus poblaciones.

Los resultados obtenidos a partir de la gestión del PSA en esta región incluyen varios aspectos, entre ellos, el aumento paulatino de la aceptación del programa entre los pobladores y por ende, de la superficie protegida por este instrumento; el aumento de los ingresos familiares de los beneficiarios y la participación de Natura Mexicana en la modificación de las políticas del programa de acuerdo a la experiencia adquirida.

Cada año se han realizado reuniones con los habitantes de once ejidos del municipio y realizado los recorridos de campo para ir sumando la mayor cantidad de superficie posible de acuerdo a los intereses de los propietarios. El incremento ha sido constante y hasta ahora (2013), el total de superficie de selva que se ha conservado en el municipio Marqués de Comillas es de 14,894.32 ha. Este número de hectáreas no sólo se traduce en superficie de selva protegida, sino en beneficios económicos para un gran número de familias.

 

En el periodo de 2007 a 2013, se han beneficiado un total de 652, esto ha significado para estas familias una derrama económica que asciende a $82,666,763.68.  En tal cantidad se incluyen los pagos que la Conafor destina para el asesor técnico y que Natura Mexicana, por ser una organización sin fines de lucro, lo devuelve a las autoridades de cada ejido. Estos recursos suman $5,982,049.90 que los ejidos destinan a obras de beneficio comunitario .

Ejidatarios del Marques de Comillas

Ejidatarios del Marques de Comillas

 

Aunque el PSA ha resultado muy exitoso, no existe certeza de su permanencia. Por ello:

 

Natura Mexicana fomenta procesos de organización entre los ejidatarios dueños de selva, para implementar proyectos productivos que permitan aprovechar los ecosistemas naturales sin transformarlos y generen ingresos suficientes y empleos dignos.

 

Algunos miembros de los ejidos de la zona han trabajado en los últimos cinco años, en conjunto con las instituciones presentes en la región, en la búsqueda de estas alternativas para recuperar la base de los recursos naturales, la mejora de los medios de vida y de los sistemas de producción. Algunas de estas alternativas son el ecoturismo y las unidades de aprovechamiento de la vida silvestre (UMA).

En el 2009, Natura Mexicana realizó un diagnóstico completo del ecoturismo en Marqués de Comillas que llevó por nombre Plan para el desarrollo Ecoturístico del Municipio Marqués de Comillas.

 

Este documento incluye posibles sitios de visitación así como una propuesta de los lineamientos a seguir, y condiciones que deben impulsarse para que el ecoturismo resulte una opción viable y sustentable. Se planteó una diversificación de proyectos que lograra una complementariedad y sinergias positivas en beneficio de los diferentes ejidos del municipio. Los proyectos están operando en varios ejidos que hoy cuentan con infraestructura hotelera de primer nivel, campamento para jóvenes estudiantes, descenso de arroyos, y una unidad de manejo de mariposas.

 

Natura Mexicana ha fungido como facilitador para la implementación y consolidación de dichos proyectos, sin embargo, son únicamente de y para los ejidatarios. Ellos son los únicos dueños, quienes operan todos los servicios y reciben los beneficios.

Beneficiarias de los proyectos

Beneficiarias de los proyectos

Para articular estos esfuerzos y dar certidumbre a los avances a lo largo del tiempo, se elaboró un instrumento de planeación, que consiste en un ordenamiento comunitario del territorio (OCT).

 

El ordenamiento comunitario del territorio (OCT) es un instrumento mediante el cual los núcleos agrarios determinan realizar proyectos de aprovechamiento de sus recursos naturales, a partir del ordenamiento de los usos de suelo.

 

Al ser una herramienta de planificación para el desarrollo sustentable, se ha coincidido en que para formularlo se deben de analizar colectivamente tres elementos: natural, social y económico. De esta forma, la elaboración de un OCT que establezca los usos de suelo adecuados- e integre las decisiones de los propietarios de la tierra y el trabajo de diversas instituciones, tanto gubernamentales como no gubernamentales, y de los grupos productivos, sociales y ambientales que inciden en la región−, puede convertirse en un instrumento clave para el proceso de planificación intersectorial. Con este instrumento los propietarios de la tierra pueden tomar decisiones adecuadas en cuanto al uso de su territorio, refiriéndose a las formas, tiempos y extensiones de uso de los recursos naturales, avanzando de forma efectiva hacia el aprovechamiento sustentable del patrimonio natural y el mejoramiento de sus condiciones de vida.

Todos estos procesos han ampliado los espacios de reflexión colectiva en los ejidos, fortalecido la organización campesina y promovido los acuerdos necesarios para la formulación de reglamentos para la cacería, el control de fuego, la restauración de riberas y la pesca.

La implementación del PSA y de los proyectos de manejo han disminuido la deforestación significativamente y el ingreso de más de 652 familias se ha incrementando sustancialmente. Quienes participan en los proyectos han duplicado su ingreso económico y tienen empleo en una zona marginada.

Además, a partir de la información obtenida del monitoreo en ecosistemas acuáticos, se han elaborado y promovido Ordenamientos Pesqueros Comunitarios y sus respectivos reglamentos de pesca. A partir de este trabajo se implementaron módulos de producción acuícola que utilizan especies nativas. Así, se producen alimentos de alto contenido proteínico que contribuyen a mejorar la dieta de los habitantes de las comunidades y se apoya el funcionamiento de los ordenamientos pesqueros disminuyendo las cuotas de captura pesquera.

En las áreas que han sido deforestadas en Marqués de Comillas, Natura Mexicana analiza las necesidades para lograr la restauración ecológica de riberas y perforaciones. El objetivo final es lograr su recuperación y favorecer el aumento de la conectividad del paisaje.

 

Se busca recuperar la provisión de los servicios ambientales asociados a estos ecosistemas, así como evaluar los factores sociales y económicos asociados al éxito de la restauración. Además, se investiga sobre la ecología y propagación de especies nativas para la restauración y se ha logrado incidir en las reglas de operación de los programas gubernamentales de restauración.

Simultáneo a estos esfuerzos, Natura Mexicana ha llevado a cabo acciones para incidir en un cambio de actitud de los pobladores de la Selva Lacandona de todas las edades con respecto a sus recursos naturales mediante la educación ambiental.

 

Desde hace 7 años la estación Chajul ha sido un espacio de sensibilización en el que anualmente cientos de niños, jóvenes y adultos (409 en lo que va de este año) aprenden de los beneficios intrínsecos de la selva.

 

Educación ambiental

Educación ambiental

 

Este aprendizaje se da a través del entendimiento de los procesos ecológicos e interacciones biológicas de las selvas, así como de la reflexión sobre las causas de su degradación y de algunas alternativas para frenar este fenómeno.

Las acciones de educación ambiental consisten en visitas guiadas a los senderos de la estación, en las que biólogos dan explicaciones acerca de la flora y la fauna representativa. La información dada, producto de las investigaciones científicas, se complementa con juegos y conferencias en las escuelas acompañadas con material audiovisual, folletos, fichas y otros materiales didácticos. Los temas que se abordan en las conferencias vinculan los procesos de deterioro ambiental que se dan en la región de la Lacandona con los problemas ambientales globales como el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad, y las soluciones que se pueden implementar a nivel local.

Estas actividades permitieron un acercamiento a las escuelas en la zona, en las que se detectaron graves problemas en las condiciones de enseñanza y en la calidad de la educación. A causa de esto se gestionó la donación de aulas de medios equipadas con computadoras e internet. La organización Únete donó 10 aulas de medios para las primarias, secundarias y bachillerato de 7 ejidos y de esta manera se contribuyó a mejorar la educación y fortalecer las capacidades locales. Estos esfuerzos no han sido en vano, se ha detectado un cambio de actitud en la población adulta sobre los proyectos productivos sustentables y en los niños y jóvenes sobre su apreciación de la selva. Este cambio se ha logrado gracias a que, por un lado, continuamente se realizan jornadas de educación ambiental y por otro, a los beneficios concretos que los proyectos de ecoturismo y manejo sustentable generan en la población local.

Algunos estudiantes de escuelas con las que se lleva menos años trabajando, generalmente los más pequeños, aún ven a la deforestación, la caza y la degradación de ríos y arroyos como procesos cotidianos y sin consecuencias. Por el contrario, los estudiantes de secundaria y bachillerato que han participado en las actividades educativas desde la primaria son capaces de conceptualizar, por ejemplo, cómo las interacciones entre la biodiversidad de la selva proveen de servicios ambientales que benefician a las personas. Ellos hoy en día son jóvenes que participan activamente en proyectos que promueven la conservación de sus selvas.

Con el tiempo, la educación ambiental redunda en un mayor interés de los ejidatarios por formar a las nuevas generaciones con una conciencia ambiental, que a su vez tendrán mayores elementos para tomar decisiones con respecto al manejo de sus recursos naturales. Así, funciona como un eje transversal que articula las distintas líneas de acción de la asociación.

El trabajo de Natura Mexicana se lleva a cabo con un equipo técnico profesional apoyado por estudiantes de instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma Metropolitana, Universidad Autónoma de Hidalgo, Universidad Iberoamericana, Universidad Autónoma de Nuevo León, entre otras, que realizan su servicio social o estancias como voluntarios. En total suman más de una centena los estudiantes que han recibido esta capacitación.

Las labores de esta organización han podido realizarse gracias al apoyo financiero de Pemex, la Alianza de World Wildlife Found-Fundación Carlos Slim, Fundación Azteca, Fomento Social Banamex, USAID, Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza y Fundación Walmart.

Se ha avanzado en la transversalidad de las políticas públicas mediante la coordinación entre las instituciones productivas (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, SAGARPA), y ambientales (Comisión Nacional Forestal, CONAFOR; Corredor Biológico Mesoamericano, CBM; Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, CONANP y
Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, PROFEPA).

Anuncios

2 Respuestas a “Natura y Ecosistemas Mexicanos A.C

  1. Hola quisiera ser voluntaria para la restauración de la biodiversidad en la selva lacandona en chipas y aprender el manejo de los recursos naturales de la región.
    Yo voy a ser economista y me encantaría poder aprender y ver esto esté Julio.
    Por favor comuníquense conmigo para saber si esto puede proseguir.

    Un gran saludo

    Atte:Laura Enciso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s